El Restaurante Panorámico

El nuevo y elegante restaurante, situado en el octavo piso, ofrece una incomparable vista del Golfo de Cagliari. Punto de encuentro refinado para cenas de gala ó comidas de trabajo, el restaurante del Hotel Panorama ofrece especialidades culinarias de alto nivel, tanto regionales como internacionales, acompañadas de una exclusiva y profesional preparación de dichos eventos.

El restaurante dispone de dos amplias salas elegantemente decoradas y comunicadas, con amplios ventanales, terraza panorámica y una capacidad de 300 comensales. También cuenta con una sala para fumadores.

Sala Il Golfo

La sala Il Golfo ofrece hasta 200 plazas, que se extienden hasta 300, ya que está conectada a la sala Belvedere, que cuenta con otros 100 asientos. La vista panorámica, admirable por las grandes ventanas, principalmente domina el mar (Golfo de Cagliari) y parte de la ciudad. Su estructura se caracteriza por un techo alto con desarrollo en espiral, columnas de cobre y turquesa, paredes de color perla y un elegante parqué con incrustaciones. Además, los cómodos sillones de color turquesa y plateado con mesas redondas con manteles en las sombras de blanco y hielo, los cubiertos de plata, los plafones y los elegantes candelabros hacen que esta sala sea aún más acogedora. Por último, un refinado y romántico gran piano de color marfil que hace que esta ubicación sea única y especial. Desde la sala el Golfo se puede acceder, a través de una elegante escalera de madera, a la sala del ático, una verdadera habitación privada, íntima y reservada, equipada con sistema de ventilación para fumadores y servicios autónomos.

La Sala Belvedere, más pequeña, tiene 100 asientos y tiene vistas al mar, y en el otro lado, la ciudad donde se puede ver el campanario de la Basílica de N.S. de Bonaria, el barrio antiguo de Castello con sus torres seculares y el parque del Monte Urpinu .
La atmósfera  repite el estilo refinado y aireado de la sala Il Golfo, gracias al espectacular panorama que ofrecen las amplias ventanas, los delicados colores, el parqué y los sillones de color turquesa y plateado.
El personal  es amable y servicial, siempre atento a las necesidades de los huéspedes y listo para atender cualquier solicitud específica.